INICIO » Alimentación para el Vivir Bien » Probióticos y prebióticos
Viernes, 14 ago 2015

Probióticos y prebióticos


La importancia de los probióticos y prebióticos como alimentos funcionales

Alimentarse bien o mal, es decir comer para nutrirse o sólo por comer, son casos que se siguen viendo en la actualidad con mucha frecuencia, quizás por no poseer la información correcta sobre los alimentos que se deberían ingerir para el beneficio del organismo, aquellos que son realmente funcionales como los probióticos y los prebióticos.

La Misión Alimentación continúa impulsando, a través del Instituto Nacional de Nutrición (INN), las orientaciones más adecuadas para transformar los patrones de consumo y adoptar los hábitos alimentarios más sanos, que beneficien a todos los grupos familiares de Venezuela.

Tradicionalmente, se considera que hay dos finalidades por las que se consumen alimentos, fundamentalmente, la primera es para el aporte de los nutrientes necesarios para el desarrollo de nuestras funciones vitales y la segunda sirve de fruitivo, es decir, el placer de comer.

Cuando la necesidad de nutrientes queda cubierta y la salud se entiende como la ausencia de enfermedad, tanto física como mental, ciertos componentes de los alimentos que pueden contribuir a ese estado, reduciendo el riesgo de enfermedades específicas, promoviendo los mecanismos de defensa o retrasando los procesos de envejecimiento.

En este mismo sentido es que se habla de alimentos funcionales, como aquel que contiene de forma natural una sustancia activa con efectos beneficiosos para el organismo. El grupo más conocido, amplio y tradicional de alimentos funcionales son los probióticos y los prebióticos.

Los probióticos son alimentos funcionales caracterizados por la presencia de microorganismos vivos que siendo capaces de superar el tránsito intestinal y que llegan al intestino grueso ejerciendo diversos efectos beneficiosos como equilibrar el colon y mejorar el tránsito intestinal, potenciar la inmunidad, mejorar la absorción de nutrientes, entre otros.

¿En qué alimentos encontramos los probióticos?

El vehículo más común donde se encuentran los probióticos, son los productos lácteos fermentados (yogures, quesos). Éstos son más fáciles de digerir que los no fermentados y su consumo supone una ayuda en la digestión de algunos nutrientes de la dieta, como la lactosa, el almidón y las proteínas, además de que facilita la absorción de minerales como el calcio, hierro, zinc, manganeso, cobre y fósforo.

Los prebióticos son aquellas sustancias que no se digieren por el organismo, pero que pueden ser utilizadas por las bacterias beneficiosas del colon favoreciendo así su crecimiento y manteniendo el equilibrio de la flora intestinal. El grupo más conocido de estas sustancias corresponde al grupo de los hidratos de carbono como fibra, tales como inulina y fructooligosacaridos, los cuales corresponden a los siguientes alimentos: cebolla, ajo, alcachofa, puerro, entre otros.

¡Encuentre los prebióticos en las fibras!

Las sustancias mejor estudiadas por su efecto prebiótico son los oligosacáridos y fructoligosacáridos, los cuales se encuentran en las frutas y las hortalizas. Estas sustancias también son añadidas a algunos alimentos para fomentar el desarrollo selectivo de nuestra flora intestinal, ayudando a combatir el estreñimiento.

Los simbióticos son los productos que contienen, tanto probióticos como prebióticos. Una fuente de alimento simbiótico en la naturaleza es la leche materna. Contiene tanto probióticos (lactobacilos y bifidobacterias) y prebióticos (oligosacáridos).

Igualmente, tiene un papel muy importante sobre el funcionamiento de la flora intestinal saludable del tubo digestivo del recién nacido. Por ello, dar el pecho hasta los 6 meses, de forma exclusiva, repercute en mejoras en su sistema inmunitario, evitando infecciones, diarreas o incluso alergias.

¿En qué se diferencian los probióticos de los prebióticos?

Un alimento prebiótico sirve para potenciar otro probiótico, es decir, son complementarios. Los prebióticos son otras sustancias que al ingerirse, favorecen la presencia de bacterias beneficiosas en el colon. También inhiben numerosas bacterias patógenas, pero su principio se basa en que son solamente sustancias que ayudan, sin vida, a modo de complementos energéticos para las bacterias beneficiosas, en eso se diferencian de las bacterias vivas de los probióticos.

Es importante ingerir estos alimentos en etapas de crecimiento, embarazo, lactancia, épocas de estrés, desgaste en el trabajo, ritmo de vida acelerado y cuando hay problemas de digestión. Así que le recomendamos:

 Prepare yogurt en casa con trozos de fruta natural.

Sazone sus comidas con ajo y cebolla.

Utilice en sus preparaciones avena, ya que es excelente fuente de fibra natural.

Consuma de dos a tres veces por semana granos, en platos diferentes.

La Misión Alimentación empeñada en fecundar la nueva Cultura Alimentaria en toda la población venezolana, seguirá trabajando para orientar la creación de nuevos menús diarios, con alimentos funcionales, que sirvan para alcanzar una vida más amplia y menos propensa a enfermedades crónicas. Así que…¡Agarra Dato, Come Sano!.

Publicado por en Alimentación para el Vivir Bien, Soberanía y seguridad alimentaria 976

  • Videos

    #AgarraDatoComeSano

    Tema musical de la campaña Agarra Dato Come Sano del Instituto Nacional de Nutrición. Este video se estrenará desde la Plaza Bolívar de Caracas durante el concierto de la Ruta ADCS.

    Paraguas

    Sofia

    Sardinas

    Desde el campo a tu mesa

  • Enlaces de Interés